CASTILLO INTERIOR - Cristina Sánchez Rodríguez

"Dichoso el corazón enamorado" (Santa Teresa de Jesús)

Post de Cristina.
Comentarios.

"Dichoso el corazón enamorado ..."

MINDFULLNESS EN LA ESCUELA IV. ALGUNAS TÉCNICAS: LA VISUALIZACIÓN CONSCIENTE

Posteado el Jueves 13 de Julio de 2017 a las 11:33

 

 

 

 

 

 

Queridos lectores de este blog:

 

          Llevaba bastante tiempo sin escribir nada y parecía que este tema, del que había prometido continuar hablando, había quedado en el olvido. Son muchas las obligaciones que a veces se tiene y es difícil sacar una ratito tranquilo para ponerse a escribir, pero por fin llegó ese momento y aquí os presento la cuarta entrega de esta serie de posts dedicados al mindfullnes en la escuela. Siguiendo con la ordenación de ideas planteadas en los anteriores post, en este cuarto nos corresponde centrarnos en las técnicas de visualización consciente. Pero es conveniente volver a releer los anteriores post para seguir teniendo en cuenta cuestiones importantes que se deben aplicar siempre que se practica el mindfullnes con niños y que no necesariamente voy a mencionar en estas posteriores entregas, principalemente por el hecho de centrarme en lo que quiero tratar en cada post pero no porque no sean importantes.

          El desarrollo de la creatividad y de la imaginación a lo largo de la escolaridad en sus diferentes etapas son contenidos fundamentales que no se han de descuidar y que se trabajan desde varias áreas y contenidos. El mindfullnes, especialmente las técnicas de visualización consciente pueden ayudar mucho en el desarrollo de la imaginación junto con todos los otros beneficios que por si mismo aporta el mindfullnes: control emocional, equilibrio, relajación, concentración...

           Por lo general a los niños les gusta mucho "jugar a imaginar" cosas. Cuando dibujan espontáneamente algo, su propia conciencia interior proyecta sus necesidades vitales y de imaginación. El dibujo es un medio artístico y "externo" fundamental en el desarrollo vital y psicológico del niño que todo educador debe potenciar desde las edades más tempranas. Con las técnicas de "mindfullnes" vamos a mostrarle al niño que también posee un "lienzo interno" dentro de su imaginación en el que puede "pintar" y "proyectar" aquellas cosas que se le ocurran de la misma forma que lo hace en un folio. Muchas veces, las sesiones de mindfullnes en las que se emplea la visualización consciente pueden realizarse previamente a una sesión de educación artística. Se puede invitar a los niños a que, previamente a dibujar en su folio en blanco, proyecten e imaginen en su "lienzo interno de la imaginación" aquella idea, tema o motivo sobre el que motivamos a realizar el dibujo o creación artística. Ayudar a los niños a relajarse, introducirse en su interior en un momento de calma e introspección puede favorecer mucho el despertar de ideas creativas y las posibilidades internas de creación innata que cada alumno posee.

         Antes de emplear una técnica de mindfullnes basada en la visualización es conveniente preparar a los alumnos por medio de alguna técnica sencilla de respiración. (ver el post anterior) Imaginar las burbujas de aire cuando entran en los pulmones, el recorrido que hacen y  como salen cuando se espira también es una buena manera de empezar a combinar la respiración con la imaginación. Con alumnos más mayorcitos que ya hayan estudiado contenidos de ciencias naturales el maestro que va dirigiendo la meditación puede ir mencionando las partes del aparato respiratorio, ir diciendo los nombres de cada órgano según van entrando y saliendo las burbujitas de aire para que los niños se vayan imaginando y sintiendo propioceptivamente todo el proceso de la inspiración-espiración. Esto nos servirá también para recordar contenidos de ciencias naturales. Incluso, si este contenido se ha trabajado con los niños, se les puede "narrar" como las burbujitas de oxígeno llegan a los alveolos, se intercambian por las de dióxido pasando las de oxígeno a la sangre y luego son expulsadas las burbujas de dióxido de carbono... El grado de detalle con el que "narremos" las visualizaciones conscientes que harán nuestros alumnos en las meditaciones dependerá obviamente de su nivel de contenidos trabajados en otras áreas.

          Esta "visualización-propiocepción" del proceso de la respiración puede hacerse con cualquier otro órgano y sistema del cuerpo: digestión, circulación, sistema óseo... convirtiéndose estas técnicas en un poderoso aliado para repasar los contendios de ciencias naturales. Por emplo, se puede narrar como una gota de agua entra en nuestro cuerpo y recorre el sistema digestivo, como pasa a la sangre, como es filtrada por los riñones, como sale por la uretra... o como una semilla que nos tragamos hace otro recorrido por el sistema digestivo de nuestro cuerpo... Los niños van imaginando todo el proceso e intentando sentir el órgano por el que estamos pasando. Cuando se hace esto es muy importante que desde el área de ciencias naturales se hayan trabajado estos contenidos para que la imaginación de los niños pueda trabajar con ideas previas.

            Otra técnica que empleo mucho es la de "usar nuestro cine particular": tras haber realizado una introducción a la meditación con la respiración les pido a los alumnos que sientan que están sentados en una butaca muy cómoda. Todo está oscuro y deben de concentrarse en "ver" con la imaginación la negrura que les rodea... Les explico que esa negrura es la oscuridad de la sala de cine "interna" en la que nos encontramos, justo antes de ver la película que vamos a proyectar. Luego les pido que visualicen como la pantalla se ilumina de blanco y se llena de luz, justo antes de comenzar la proyección. Les pido que tomen conciencia de esa pantalla interna de nuestra imaginación que todos tenemos y que vamos a usar al momento. Que se den cuenta de lo genial que es poseer esta cualidad. Visualizar las sensaciones que producen los colores, ya no solo el blanco y el negro, es otro ejercicio de visualización consciente muy bueno que además puede vincularse con trabajos de eduación emocional. Pero por ahora no voy a desarrollar esta idea. Justo cuando les pido que iluminen de blanco su pantalla de cine comienzo a narrarles "la película" que vamos a proyectar y que ellos van a imaginar. Son cientos de cosas las que podemos narrar y es estupendo tener alguna historia diferente para cada día. Esto es ideal para repasar cualquier contenido de ciencias sociales o naturales que estamos trabajando. Por ejemplo, un ejercicio de visualización muy clásico es el de imaginar como germina una semilla, como va creciendo la planta con su tallo y raíz, repasando así todos los conceptos y nombres asociados con las plantas. Pero podemos imaginar cualquier otra cosa que estamos estudiando: se puede visualizar el planeta con sus  continentes y océanos, las formas del relieve, países, estados meteorológicos de la atmósfera, distintos tipos de paisajes... Para contenidos de geografía a los niños les gusta mucho que se les plantee que imaginen que van volando en una "alfombra mágica" que se eleva del suelo o baja a él, observando desde ella aquellas cosas que vamos "narrando" a los niños. Otra narración de visualización consciente que gusta mucho a los niños es la del ciclo del agua: se les pide a los alumnos que sientan que son una gota de agua y se les va diciendo por donde van viajando según el proceso del ciclo del agua en el que nos encontramos. Es interesante que los niños intenten imaginar como sentirían los cambios de estado si ellos fueran agua según los cambios de temperatura, por ejemplo, "sentimos mucho calor y nos sentimos cada vez más y más ligeros, sentimos que cada vez pesamos menos, nos evaporamos, nos elevamos, nos convertimos en nube... Sentimos como la suave brisa y el viento nos mueven por la atmósfera, somos nube y viajamos por el aire observando debajo de nosotros un bonito paisaje..."

          Como vemos en estos ejercicios de visualizaciones imaginativas, el maestro va "narrando" aquello que queremos que nuestros alumnos "sientan y vean" con su imaginación. Habrá momentos en los que esta narración esté muy dirigida pero el maestro, con tacto, dejará otros momentos en los que invitará a que los niños usen con mayor libertad la imaginación. Por ejemplo, si hemos estado visualizando el crecimiento de una planta podemos llegar a un punto en el que cuando la planta ya se ha hecho muy grande viene algún animal o persona y hace algo con ella... y aquí invitamos a los niños a que cada uno invente e imagine el final de la historia. El maestro guardará silencio y dejará que los niños imaginen libremente. A los niños les suele gustar mucho que al finalizar la sesión  de meditación el maestro les invite, de forma ordenada y respetando los turnos de palabra,  a contar al resto de compañeros que es lo que han imaginado en ese momento de creatividad libre que se les ha concedido. Este ejercicio es también un estupendo indicador para que el maestro pueda acceder al mundo interior de cada niño, le aporta mucha información sobre el estado emocional de cada alumno, sobre la naturaleza de su psiquis y sobre sus capacidades creativas. Normalmente suele ser imposible que en cada sesión todos los niños de la clase cuenten todo lo que han imaginado. Con una o dos intervenciones bastará. Pero para dar oportunidad a que todos los niños puedan llegar a expresar sus ideas, esta técnica debe de aplicarse durante varios días dejando intervenir a alumnos diferentes en cada sesión.

          Otro ejercicio de visualización muy bonito y que ayuda mucho tanto en la creatividad como en la educación emocional es el juego de "imaginar la felicidad." Se trata de que los alumnos tomen conciencia de que la felicidad es un bien preciado que sobre todo anida dentro de nosotros y nos corresponde cuidarla y protegerla para que siempre haga bien su función. Tras una preparación de la meditación con un clásico ejercicio de respiración, se les pedirá a los alumnos que imaginen como es para ellos la felicidad. Aquí el maestro puede darles algunas ideas, pero lo mejor será decirles que en último término cada niño debe elegir aquella que más le guste, la que de mejor manera le evoque sensaciones felices y placenteras. Las ideas pueden ser del tipo: "imaginamos una estrella, un corazón, un arcoiris, un unicornio, ... con una forma y/o color determinados..." Cada uno la que quiera. A partir de ahí podemos sugerir a los niños que visualicen ese elemento cuando estamos realmente felices y el mismo elemento  deteriorado cuando ya no estamos tan felices. Por ejemplo, si imaginamos que la felicidad es una estrella, la estrella brillará mucho, estará muy potente y tendrá un color muy bonito cuando estemos bien. Por contra, si nos sentimos mal la estrella perderá fuerza y brillo...  Todas las sugerencias que hagamos a los alumnos siempre serán orientativas, invitando siempre a que ellos sean los que busquen y creen sus propios recursos. Luego pediremos a los alumnos que, usando su imaginación, guarden su símbolo de la felicidad en una parte secreta de su cuerpo, secreta porque nadie debe saber donde está, solo ellos y que lo mantengan muy escondido... tal vez en el corazón, en el cerebro, en un pulmón... cada uno donde mejor crea conveniente. Cada vez que se realice una meditación se puede pedir a los niños que busquen el lugar secreto en donde han guardado su felicidad y que echen un vistazo a ver como está. Si ven que hay que ayudarla en algo, cuidarla, darla de beber, peinarla, transmitirla pensamientos positivos... lo que consideren para que se vuelva a poner bonita y nos haga sentir muy bien. Algo así como si fuera nuestro "Tamagochi interno". También es muy interesante, al finalizar este tipo de meditaciones invitar de nuevo a uno o dos alumnos a que nos cuenten como se imaginan su felicidad y que es lo que hacen para cuidarla. Salen ideas realmente interesantes y esta participación y puesta en común motiva mucho a los alumnos a involucrarse en el ejercicio de meditación. Recuerdo un alumno que me dijo que él se imaginaba su felicidad como un álbum de fotos que representaban sus buenos recuerdos y que cuanto mayor era su felicidad más fotos le añadía al álbum guardadas en su lugar secreto...

       Las posibilidades de realizar ejercicios de mindfullnes usando la visualización creativa y consciente son infinitas. Algunas ya son ejercicios clásicos de mindfullnes. Otras muchas dependen de la imaginación del maestro a la hora de proponer "narraciones" a sus alumnos. Pueden tener un componente más emocional y artístico, como las basadas en imaginar colores, formas, dibujos o creaciones artísticas que se harán posteriormente... otras un componente narrativo si imaginamos historias y procesos,  otras un carácter más científico si imaginamos contenidos de ciencias naturales o sociales... otras una combinación de todo lo anterior... 

        También la forma de terminar una sesión de mindfullnes basada en la visualización consciente puede realizarse de varias maneras pero basicamente hay que ir poco a poco pasando del mundo interior al exterior y movilizando lentamente las diferentes partes del cuerpo que deben de haberse quedado relajadas a lo largo del proceso de meditación. Una manera en como yo lo hago es narrando a los niños que hemos llegado al final de nuestra película proyectada en la pantalla interna de cine... pueden imaginarse como sale la palabra "fin" en su pantalla, como si de una película se tratara y que vuelvan a visualizar primero el color blanco de la pantalla vacía y luego el negro de la oscuridad de la sala. Que vuelvan a sentirse cómodamente en su butaca de cine. A continuación voy contantando lentamente 10 respiraciones profundas, marcándoles el ritmo respiratorio a seguir y cuando voy llegando por la séptima o la octava les voy pidiendo que vayan estirando y moviendo lentamente las extremidades del cuerpo según van respirando. Les pido que se froten la cara y los ojos antes de abrirlos poco a poco cuando ya hemos llegado a la última espiración... y ya está, estamos de vuelta en la realidad de nuestra aula después de un viaje maravilloso en el que seguramente algunos alumnos tengan algo interesante que contar.

       Conviene apuntar que es importantísimo el estado emocional que el maestro transmite cuando guía las meditaciones a sus alumnos y propone las "narraciones". Debe de estar calmado, pausado, observando la clase y como los niños se van relajando poco a poco y van respondiendo a cada una de las pautas de la meditación, haciendo solo esa tarea y ninguna más, poniendo toda su energía y atención en lo que está contando. Cualquier técnica de atención plena que se utilice se ha de vivir primeramente por el maestro ya que si no, enseñar el mindfullnes será poco efectivo y carecerá de coherencia.


 

 


Comentarios:

 

Aún no hay comentarios.

Síguenos también en las redes sociales: RSS-FEED Twitter Facebook

BÚSQUEDA DE POSTS

¡TEMPORALMENTE, NO SE PERMITE INTRODUCIR COMENTARIOS!
DISCULPEN LAS MOLESTIAS.
CRISTINA.

Aviso: Serán suprimidos, sin mayores explicaciones, los comentarios que atenten contra el espíritu de este blog, sean ofensivos o agredan de alguna manera tanto al propietario del blog como a otros usuarios que participen con sus opiniones.

El propietario del blog, Cristina S.R., solo se hace responsable de las ideas expresadas en sus posts y en ningún caso de las opiniones de quienes las comenten.